Cómo afectan tus hábitos y tu estilo de vida al acné

  • Las manos, el cabello y los teléfonos son portadores de bacterias que pueden transferirse fácilmente a tu rostro.
  • El calor del sol te hace sudar y liberar grasa en exceso, lo que suele producir acné. 
  • Tu dieta puede hacer que tu piel sea más propensa al acné. 
  • Las hormonas relacionadas con el estrés pudieran detonar una producción excesiva de grasa.
  • El hábito de fumar expone tu piel a partículas dañinas que le impiden su sano funcionamiento.
  • Por usar productos inadecuados, eliminamos todos los aceites naturales de nuestro rostro y rompemos el equilibrio humedad-grasa.
  • El limpiador Pond’s Complete Solutions Facial Foam reduce el acné sin eliminar los aceites naturales y deja tu piel visiblemente más limpia.

Si tu piel ya es propensa al acné, podrías empeorarlo por algunas elecciones de estilo de vida y comportamientos. El Instituto Pond’s descubrió algunos factores que podrían estar empeorando tu acné:

1. Tocarte la cara
Puede que tus manos se vean limpias, pero portan millones de bacterias y gérmenes que se transmiten al tocar tu rostro. Estos gérmenes se asientan muy adentro en tu piel y obstruyen los poros, lo que causa acné en el exterior.

Tocarte la cara
Dermis_1 Spanish

2. Cabello sobre tu rostro
Al igual que tus manos, tu cabello puede acumular gérmenes, suciedad y grasa a lo largo del día, todo lo cual se puede transferir a tu rostro.

3. Llamadas telefónicas prolongadas
El teléfono nos ha traído grandes maravillas, pero sostener el auricular junto a la oreja por horas ocasiona que las bacterias en su superficie se depositen en tu rostro.

4. Exposición al sol
La luz del sol contiene rayos UV que pueden causar problemas de pigmentación de la piel. Pero además, el calor del sol hace que nuestra piel sude y produzca grasa en exceso lo cual puede empeorar el acné.

5. Alimentación
Los alimentos con alto contenido de grasa, azúcar y lácteos afectan el proceso de renovación de la piel y la vuelven propensa al acné. Consumir alimentos ricos en vitaminas y minerales y beber suficiente agua son hábitos que mantienen el buen funcionamiento de la piel. Si tu piel es grasa, una dieta saludable también puede ayudar a calmar las glándulas sebáceas hiperactivas.

6. Estilo de vida marcado por el estrés
Cuando estás bajo estrés, tu cuerpo produce hormonas como andrógenos y corticotropina, que estimulan las glándulas sebáceas y ocasionan una producción excesiva de grasa. Este exceso de grasa pudiera generar brotes de acné al combinarse con las bacterias que lo causan.

7. Fumar
Fumar expone tu piel a partículas dañinas que inhiben el proceso de renovación celular e impiden el funcionamiento óptimo de los procesos naturales de tu piel.

8. Usar productos que no son adecuados para tu piel
Los productos que no están formulados para la piel del rostro la despojan de los aceites naturales protectores que cumplen una función de barrera. Al despojar a la piel de sus aceites, el equilibrio ideal de secreción de aceites se interrumpe y ello la vuelve más propensa al acné.

Los buenos limpiadores faciales retiran las impurezas y el exceso de grasa sin eliminar toda la humedad. Pond’s Complete Solutions acaba con las impurezas y el exceso de grasa --y con la preocupación por los granitos-- desde lo más profundo de la piel, y la deja visiblemente tersa y sin acné en su exterior.

Ahora que ya conocés los factores que pueden empeorar el acné, lee acerca de soluciones de estilo de vida que pueden ayudarte a reducirlo. O enterate de cuáles son los 4 ingredientes que combaten el acné.

Artículos Relacionados

alt text

¿Cicatriz de acné o marca oscura?

¿Cicatriz de acné o marca oscura?

Read more »
alt text

Cómo ganar la batalla contra el acné

Cómo ganar la batalla contra el acné

Read more »